viernes, 17 de diciembre de 2010

EL PIE

El pie es una base flexible y elástica que permite al cuerpo mantenerse erguido y moverse. Durante la marcha se alarga una media de 6,6 mm. Su flexibilidad se debe a la anatomía intrínseca de sus 28 huesos. Puede adaptarse a diferentes superficies y absorber los golpes. El pie contiene numerosas terminaciones nerviosas.



Los músculos
Ademas de sus 20 músculos y 107 tendones, la movilidad del pie depende de numerosos músculos unidos a la pantorrilla.

Los músculos de la cara posterior
Situados detrás de la pierna, actúan principalmente en la extensión del pie al anclar o correr. Son:

  • Los músculos gemelos (interno y externo) y el soleo, que forman el triceps sural de la pantorrilla. Terminan en el calcáneo a través del tendón de Aquiles, que transmite la fuerza de contracción de los músculos desde la pantorrila hasta el pie. Estos aseguran la elevación del talón y la flexión plantar.
  • Los peroneos laterales: el corto y el largo.
  • El tibial posterior desempeña un papel en la flexión plantar y en la estabilidad del pie.
  • El flexor largo común de los dedos asegura la flexión de los dedos del pie hacia el interior.
  • El flexor largo propio del dedo gordo, para la flexión de este hacia la planta del pie.
Los músculos de la cara anterior
Actúan sobre la flexión dorsal del pie en la pierna (de la punta del pie hacia la rodilla) y sobre la extensión de los dedos para que no rocen el suelo al andar. Son:

  • El extensor común de los dedos.
  • El extensor propio del dedo gordo.
  • El peroneo anterior.
  • El tibial anterior.
Los otros músculos del pie
En función de su inserción en los huesos del pie, ciertos músculos intervienen en otros movimientos: rotación interna (aducción) o externa (abducción), hiperapoyo en el interior del pie (pronación) e hiperapoyo en el exterior del pie (supinación).

Los músculos plantares superficiales
La principal acción de los músculos plantares es mantener la planta del pie en forma de bóveda y estabilizar el pie durante sus movimientos.

Tendones y ligamentos


Problemas morfológicos de la bóveda plantar: pies planos y pies cavos
  • El pie plano se debe al debilitamiento de la bóveda plantar del pie en el suelo. El pie plano en el niño es una afección banal y frecuente que evoluciona sin tratamiento gracias al crecimiento (la bóveda plantar se ahueca) en el 90% a 97% de los casos. En ausencia de regresión, y en el caso de molestia importante, se precisa una intervención quirúrgica. A menudo la hipotonia muscular y tendinosa de los músculos plantares es la causa. En casos más raros, se trata de una retracción del tendón de Aquiles.
  • El pie cavo corresponde a un arqueo excesivo de la bóveda plantar con reducción de las superficies de apoyo en la planta. Este fenómeno se observa esencialmente en los adolescentes. El pie cavo, que aparece mayoritariamente en el niño mayor y en el adolescente, a menudo se suele llamar "esencial", puesto que no se le encuentra una causa que lo origine.
Algunas lesiones
Las distensiones del aparato ligamentoso del pie, así como las fracturas en el territorio de la articulación tibioperoneometatarsiana, con o sin participación de los ligamentos, son lesiones deportivas muy frecuentes.
  • Distensiones en la parte superior de la articulación tibio-metatarsiana (lesión por acodamiento).
  • Rotura de la inserciones tendinosas oseas del músculo peroneo lateral corto.
  • Fractura maléolos (fútbol, esquí).
  • Fractura por sobrecarga del escafoides (lesión de salto).
  • Fractura de los dedos del pie.
  • Calcificasiones en el territorio de la capsula articular por traumatismo mínimo (fútbol).
  • Lesiones por sobrecarga en el territorio del dorso del pie (atletismo).
Fascitis plantar
Si la planta y arco de tu pie se ha vuelto sensibles al toque es muy probable que puedas sufrir de fascitis plantar. Conforme aumenta la tensión por trabajo excesivo y/o incorrecto, el dolor se fija cerca del talón. Pero puede atenuarse una vez se ha calentado la zona, para volver a incidir a modo de "punzada" muy localizada cuando se enfría nuevamente el talón.


  • ¿Por que ocurre? La fascia plantar puede lesionarse por un cambio de zapatillas o calzado de calle o por alguna modificación de la pisada o forma de mover el pie. Por ejemplo. al comenzar la temporada, tras estar un tiempo sin correr, o cuando iniciamos un tipo de entrenamiento al que no estamos acostumbrados. Al terminar el verano, tras utilizar mucho tiempo chanclas o haber andado descalzo por la piscina o playa, suele doler la fascia plantar, especialmente si hemos realizado deportes o actividades de salto o carrera descalzos. Las molestias son casi siempre pasajeras y se autoextinguen. Pero si persistieran debemos buscar una solución pues suelen cronificarse.
  • ¿Puedo evitarla? Se puede correr con fascitis plantar, pero hemos de bajar la intensidad del entrenamiento, evitando el asfalto. observando el desgaste de las zapatillas (y cambiándolas, si procede), buscando terrenos más blandos y utilizando vendajes para correr (o alguna buena talonera que amortigüe bien) y complementándolo con hielo tras el entrenamiento. La mejor prevención es incluir en nuestro post-entreno, el estiramiento de la planta del pie.
  • ¿Como puedo tratarla? Deberíamos rechazar como primera opción la infiltración (sobre todo si se incluyen corticoides en el cóctel) , antes intentaremos con:
Masaje de descarga de los músculos del pie.
Masaje transverso profundo (técnica de Cyriax).
Estiramientos de los músculos cortos del pie y largos de la pierna (músculos pedio, tibiales y triceps sural).
Aplicar hielo después de correr y al acabar el día.
Vendaje funcional especifico (solo para correr).
Talonera de descarga y arco ortopédico de descarga, para andar durante el resto del día.
Electroterapia anti-inflamatoria.
--------

12 comentarios:

  1. Entrada con gran información para guardar, ojalá no tengamos que echarle luego el ojo por alguna lesión.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por esta entrada porque curiosamente llevo unos días sintiendo un dolor, sino insoportable sí un tanto molesto, en el empeine del pie derecho cuando subo los dedos, tendré que acercarme al fisio a ver que me dice

    ResponderEliminar
  3. Muy informativo... A mí se me pasaron ya los dolores en el pie, pero bueno es saber.
    ¡Un besote, Jaime!

    ResponderEliminar
  4. Espectacular entrada , he aprendido mucho de mis pies leyendo esta entrada.

    Felices fiestas Jaime

    Un saludo
    Arturo

    ResponderEliminar
  5. Buenísima información y todo se entiende con un vistazo. Así da gusto aprender. Me la guardo en favoritos!!

    Un beso y que vueles muy alto mañana en Aranjuez!!

    ResponderEliminar
  6. Muy buena información, Jaime. Siempre aprendiendo con tus entradas.

    Bessets

    ResponderEliminar
  7. Genial.
    La pongo en mis favoritos, ni se te ocurra borrarla... ;)

    ResponderEliminar
  8. Muy interesante. La verdad es que los pies son la base así que mejor tenerlos en cuenta y tratarlos bien.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  9. Mil gracias por la informacion. He pasado por un esguinse hace varios años ahora suelo sufrir mucho de dolor en el talon, con esta informacion sabre manejarme mejor para poder aliviarme gracias

    ResponderEliminar
  10. la informaciom buenisima

    ResponderEliminar