viernes, 30 de noviembre de 2007

UN MASAJE HELADO

Los que me conocéis sabéis lo cabezota que soy con el frío. Mi experiencia me ha convencido de lo bueno que es aplicarse frío después de una sesión de entrenamiento. El frío alivia el dolor, relaja los músculos, reduce hemorragias, contracturas, etc… Yo suelo darme un masaje de frío (Crioterapia) en casa y después de los estiramientos, y la verdad, cuesta muy poquito ponerse unos minutos antes de irse a la ducha, se agradece mucho, así que no hay escusa.

A continuación explico cómo podéis daros el masaje:
Con un polo de hielo realizamos movimientos circulares y ligeros en los músculos, ligamentos y tendones. Comenzado en los pies y terminando en el muslo. Al mismo tiempo que pasamos el polo secamos la zona con una toallita. Insistimos en las zonas más doloridas.
Aproximadamente 5 minutos en cada pierna. Podemos hacer varias aplicaciones de 5’ con 1 hora de intervalo entre cada aplicación.

Es importante recordar:
Si aparece enrojecimiento de la piel al aplicar el frío, "se suspende el masaje." .


Espero que nadie se quede congelado....

1 comentario:

  1. Un buen consejo Jaime,a ver si así evitamos lesiones y sobrecargas

    ResponderEliminar